fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

ECOLOVER OPINA: ¿SON TAN CLEAN COMO PARECEN ALGUNOS DE LOS MAYORES ÉXITOS BEAUTY DE LOS ÚLTIMOS AÑOS?

La tendencia clean beauty lleva un par de años arrasando en los mercados de cosmética y cada día experimenta un mayor auge. El concepto aparece por aquí y por allá pero… ¿sabemos en realidad qué significa? ¿Tenemos claro qué nos ofrece? ¿Es realmente una alternativa hacia una cosmética más sana? ¿Realmente qué vende?

Sin embargo, clean beauty es más que una tendencia, es un gran movimiento que empezó con la búsqueda del bienestar a través de planes detox, una propuesta que sabiamente webs como Goop (creada por Gwyneth Paltrow y compañía) supieron convertir en un fenómeno viral. Es un hecho, las estadísticas siguen apoyando el crecimiento, año tras año, de la cosmética clean y natural, gracias en parte al gran apoyo de millennials y centennials.

Mientras tanto, las multinacionales de belleza lanzan líneas veganas, orgánicas, naturales… con la idea de conquistar el fructífero clean market, y muchas celebrities han entrado en el juego creando sus propias marcas como Rihanna con Fenty Beauty, Millie Bobby Brown con Florence by Mills o Jessica Alba con Honest Beauty. Y yo me pregunto… ¿qué hay realmente detrás de todo este gran espectáculo mediático?

Lo cierto es que la cosmética clean no está regulada, por lo que se habla mucho sin saber a ciencia cierta lo que engloba… y engloba mucho más de lo que parece y deja fuera mucho más de lo que muchas firmas realmente quisieran. Abarca la cosmética natural, orgánica, vegana y libre de tóxicos, y deja fuera ingredientes controvertidos como los parabenos, DHA, SLS, PEGs, Triclosan…

Pero la clean beauty NO siempre es natural, NI orgánica, NI vegana… es simplemente toda cosmética libre de tóxicos, es decir, libre de todo ingrediente que sea nocivo para la salud o el medioambiente. De hecho, puede ser una cosmética con químicos pero… que no sean perjudiciales y aquí es donde surge el gran dilema. ¿Quién determina cuándo son perjudiciales? Todo depende del lugar donde vivamos; en EEUU la reglamentación de la FDA es muy diferente a la europea, es más flexible, por eso, ha sido la propia industria beauty la que ha puesto sus condiciones evitando, sobre todo, químicos irritantes como los phtalatos de los perfumes, oclusivos como las parafinas y siliconas o conservantes sospechosos como los parabenos.

Comento a continuación algunas de las más exitosas propuestas de clean beauty, siempre envueltas por un efectivo marketing digital gracias al cual entran por los ojos de maravilla pero… ¿serán igual de fantásticas sobre nuestras caras o cuerpos? Veámos.

Comienzo por la famosa firma DRUNK ELEPHANT, que propone productos basados en ingredientes que solo favorecen la salud de la piel, ya sean de origen químico o no, y privilegiando su biocompatibilidad, es decir, que sean compatibles con el ph de nuestra piel y puedan ser fácilmente absorbidos. ¿Su decisión? Eliminar seis de los ingredientes controvertidos bajo el lema de “si existe duda, los quitamos”. Bonito compromiso entre imagen y contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Fhkhkmufvc4

Otra firma que ha subido como la espuma es GLOSSIER, creada por Emily Weiss que a través de su blog Into the Gloss e impulsada gracias al feedback de sus consumidoras, creando productos sugeridos por ellas. Estamos ante un buen ejemplo de cómo las redes sociales elevan una marca gracias a las escucha de los deseos de los seguidores y a la creación de productos totalmente instagramables.

¿Otro ejemplo de explosión en las redes? La firma HUDA BEAUTY, creada por la también blogger Huda Kattan y centrada en proponer productos que responden a las necesidades reales de las consumidoras, simplificando las rutinas y quitando muchos ingredientes sospechosos. Me gusta su concepto de cosmética deseable ligada a la eficacia, compaginada por su intención de ejercer de “hermana mayor” probando miles de productos para solo dar el visto bueno a lo mejor de entre ellos.

En cuanto a makeup, la firma BARE MINERALS ha surgido entorno a los… minerales, ingredientes evidentemente de origen natural y cruelty free. Y siempre bajo promesa de no incluir sintéticos salvo… cuando no exista una versión natural de ellos. La firma ILIA BEAUTY ha dado lugar a un universo de productos clean que son respetuosos con el medioambiente. Acaban de cambiar todo su packaging, que es realmente apetecible y sofisticado, y me gusta la transparencia entorno a sus etiquetas y a la marca. Su promesa de que la piel parezca piel resulta bastante honesta.

Por lo que respecta a firmas veganas, KVD, creada por la famosa tatuadora Kat Von D y cuyo lema es “hecha con amor, no con animales”, apuesta por un tipo de maquillaje atrevido y rompedor de estilo dark y. Frente a ella, HOURGLASS COSMETICS, mediante su campaña “eyes to eyes”, quiere promover la humanidad en los ojos de un animal para captar la atención del ser humano, haciéndole consciente de lo importante que es proteger el animal kingdom. Loable e inspirador mensaje y concepto. Termino con la cool y neoyorquina MILK MAKEUP, muy acertada al apostar por idear una imagen de marca inspirada en las niñas que juegan con el maquillaje de sus madres, perfecta para crear productos clean.

¿Mi veredicto final sobre todas estas marcas? Ahí va. Cada una ayuda a concienciar sobre la importancia de lo que ponemos sobre nuestra piel, de lo que hacemos con el medioambiente y con los animales, aunque en su composición disten bastante de lo que es la verdadera clean beauty. Sin embargo, agradezco sus esfuerzos y me encanta que firmas con tanta notoriedad expandan esta filosofía… al fin y al cabo, luego cada uno y una elegirá la que más conecte con su propia visión de la vida.