fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

ECOLOVER RECOMIENDA: 5 PLATAFORMAS ESPAÑOLAS DE ALQUILER DE MODA CON LAS QUE RENOVAR TU ESTILO AL VESTIR SIN PERJUDICAR EL PLANETA

Es lo que hay. La industria textil continúa siendo hoy la segunda más contaminante del planeta. La explotación de recursos naturales, las grandes emisiones de CO2 y el volumen desmesurado de prendas que se desechan a diario siguen siendo los principales motivos.

Y a ello se suma que el fast fashion, lejos de frenar su crecimiento, sigue produciendo y vendiendo a un ritmo imparable. Comprar menos y mejor es todavía una tarea pendiente. Y fomentar ese cambio en los hábitos de consumo está en manos, no solo del consumidor, sino de las propias empresas.

En esta línea, marcas veteranas y emergentes han decidido tomar cartas en el asunto. Y han buscado diferentes alternativas para paliar el impacto negativo que el actual fashion system provoca en el medioambiente. El ejemplo más evidente es el del auge de la moda de segunda mano. Llegó a nuestras vidas (y armarios) para quedarse y se ha convertido en una manera estupenda de fomentar la circularidad y el consumo responsable. Sin embargo, existe otra tendencia que, en los últimos años, no deja de escalar posiciones.

Hablamos del alquiler de prendas y accesorios. Una práctica ya consolidada en EEUU y que en España se está abriendo paso a un ritmo vertiginoso. ¿La principal razón? Permite disfrutar de la experiencia de renovar armario o estrenar look sin generar un impacto perjudicial en el planeta. Mediante suscripción (semanal o mensual), durante un período limitado de tiempo o únicamente para una ocasión especial, gracias a este tipo de plataformas se evitan las compras de “usar y tirar”. Y, en consecuencia, se reduce la huella ecológica que una necesidad o capricho puntual provocan.

Cada vez son más las webs que trabajan este modelo de negocio y están teniendo una gran acogida por parte de los y las fashion ecolovers. Por supuesto, estamos muy a favor de esta iniciativa y por eso os recomendamos cinco plataformas españolas que ofrecen este servicio y no te puedes perder.

PANTALA

Tras tomar conciencia en Indonesia del impacto del consumo de moda en nuestro planeta, un grupo de jóvenes emprendedores decidió investigar y ayudar a poner remedio a esta situación. En 2018 crearon Pantala, el nombre de una libélula que se pasa toda la vida viajando: “Con esta plataforma queremos pasar de la economía lineal a la que estamos acostumbrados (comprar, usar y tirar) a una economía circular (comprar, usar y reutilizar). Transformamos un producto como es la ropa en un servicio. El usuario no es el propietario de las prendas, sino que lo somos nosotros como empresa“, explica Pilar Olmeda, co-fundadora y CEO de la empresa.

De este modo, éstas son utilizadas por varias personas, reparadas si se estropean y recicladas cuando finaliza su vida útil. ¿El resultado? Aumentando su uso se reduce la producción y, por tanto, la contaminación que esta genera en el medioambiente. El funcionamiento es sencillo. El usuario elige tres piezas del catálogo, a los pocos días las recibe en casa y puede usarlas cuantas veces quiera durante un mes. Transcurrido este tiempo, devolverá las prendas o accesorios escogidos y podrá escoger un nuevo set para el mes siguiente.

Estamos ante un consumidor que valora más la experiencia que la propiedad. Prioriza el cambio, la novedad o la rotación a la marca, el precio o incluso la calidad. Pero, a su vez, también se preocupa por el medioambiente. Nuestro trabajo radica en tratar de resolver esta contradicción“, afirma Pilar. Además, recientemente han limitado su catálogo únicamente a firmas sostenibles de diseñadores españoles con el fin de promover el consumo de marcas que van mucho más allá del simple vestir. “Son marcas que tienen valores y cuentan una historia con su manera de trabajar, cuidando del mundo y de cada uno de sus trabajadores“.

ECODICTA

Es una de las primeras plataformas de alquiler de nuestro paÍs, fundada por Raúl González, CEO de la empresa, y Mercedes, su mujer. La idea surgió mientras vivían en México y por trabajo tenían que comprar mucha ropa diferente que luego no podían devolver. Se percataron entonces de la existencia en EE.UU de este tipo de negocio y decidieron fundar el suyo propio en España, adaptándolo a su indiosincrasia. Crearon así un servicio de armario circular que busca alargar al máximo la vida útil de las prendas para reducir la necesidad de comprar y, por ende, la producción desenfrenada.

Rául nos cuenta: “Apostamos por el alquiler porque podemos ayudar a marcas sostenibles, podemos hacer que nuestras clientas reduzcan la huella de su armario y porque es una buena manera de seguir amando a la moda, sin renunciar a ella como expresión cultural y personal“. Según una auditoría realizada por la consultora Dcycle, Ecodicta consiguió ahorrar 6,814.5 KG de CO2 en 2020. Un dato que demuestra que, efectivamente, su propuesta de valor es altamente beneficiosa para el medioambiente.

Respecto a su funcionamiento, ofrecen una suscripción mensual a través de tres planes diferentes: Be You Box, Be Amazing Box y Be Circular Box. Éstos van desde 3 a 5 prendas, las cuales puedes elegir o pueden ser sorpresa según tu gusto y estilo personal. En su catálogo cuentan, sobre todo, con firmas sostenibles españolas, pero también con algunas eco y premium internacionales. Realizan una selección muy cuidada de las mismas, teniendo en cuenta criterios como su modelo de producción, los materiales que utilizan y que compartan su visión ética y circular de la moda, entre otros.

Con el zero waste como principal objetivo, consideran que esta práctica es el camino hacia una industria menos contaminante y se debe combinar con otras opciones. “El principal problema es la sobreproducción de 100.000 millones de prendas al año que apenas se usan entre 3 y 7 veces antes de ser desechadas. Un armario cápsula basado en second hand, prendas de calidad, upcycling y otras opciones debe combinarse con el alquiler. Este aporta esa parte de estrenar ropa y de cambiar, compatible con no destruir el planeta“.

OURS

Se trata de la primera plataforma peer-to-peer de España. Es decir, permite a sus miembros alquilar ropa y accesorios a otros miembros. ¿Cómo? Siendo el proveedor donde éstos pueden exponer sus prendas y actuando como mero intermediario entre arrendador y arrendatario. Vanessa Alves, su fundadora, la creó tras darse cuenta de la cantidad de ropa que tenía en su armario y que no se ponía a menudo, pero de la que tampoco quería desprenderse.

Hacía tiempo que tenía ganas de montar algo propio que aportara algo para un mundo de la moda “diferente”. Empecé a darle vueltas al tema alquiler y me di cuenta que tenía muchas ventajas no solo ambientales, sino también sociales, de cara a una sociedad más equilibrada. Además, me di cuenta que era un modelo de negocio con futuro, que en otros países también se estaba poniendo de moda. Así que decidí lanzarme a la piscina“, nos confiesa Vanessa.

La misión principal de esta empresa es fomentar la democratización de la moda y la libertad de estilo individual. Gracias a su modelo de negocio se consigue crear una comunidad que conecta a diferentes personas con un mismo interés: disfrutar de la moda sin dañar el planeta. “El alquiler permite sustituir la compra para suplir una necesidad puntual. Te permite, darte caprichos momentáneos, experimentar y disfrutar de la moda, sin que esto tenga un impacto ambiental porque esas prendas ya existen. Además, creo que le da un punto de diversión a la sostenibilidad en la moda, que es esencial para que las personas se quieran unir a ella como causa“.

SKFK

Esta firma bilbaína fundada por Mikel Elzo Feijoo nació en la escena de los grandes festivales de los 90 y, desde hace 17 años, tiene puesto el foco en la sostenibilidad. Trabajan siguiendo un modelo de negocio de slow fashion. Solo crean dos colecciones al año, diseñadas en Bilbao y producidas, por ejemplo, en Portugal. Y, por si fuera poco, dentro de su tienda online ofrecen un servicio de alquiler de su catálogo que ellos mismos han bautizado como Rentvolution.

Se trata de una estrategia para construir un armario consciente, circular y respetuoso con el medioambiente: “Trabajamos la circularidad de las prendas recogiéndolas en nuestros puntos de venta. Os sorprenderíais al ver cuántas llegan con sus etiquetas puestas“, nos cuenta Mikel. “La ropa ha dejado de ser un artículo de valor para convertirse en algo de usar y tirar. El alquiler de prendas nos permite, no solo dar una segunda vida a esas piezas que van a ser desechadas, sino hacer más guiños a la creatividad y a usar materiales más caros y novedosos. Muchas veces no compras un artículo que no vas a usar apenas por ser muy especial o costoso. En cambio, sí lo alquilarías“.

En su web ofrecen dos modalidades de alquiler. La primera por total look, en la que puedes escoger entre diferentes estilos y precios por número de artículos; la segunda por prendas, en la que puedas seleccionar solo una o varias de distintos tipos. En ambas opciones puedes disfrutar de las piezas tanto tiempo como quieras, y al devolverlas ellos se encargan del lavado o los arreglos. Gracias a este sistema, el usuario puede consumir moda y renovar su armario de una manera más sostenible. Y así contribuir en la lucha contra la moda rápida, para Mikel, el principal problema que se debe combatir hoy.

BOROW

¿Cuántos looks de invitada que solo te has puesto una vez tienes almacenados en tu armario? Este tipo de ropa es, quizás, la más propicia ser usada una única vez para luego… quedar en el olvido. Por eso, las hermanas Eva y Joanna Chen decidieron crear esta plataforma de alquiler especializada en eventos basándose en sus propios hábitos de consumo. Con un espacio físico situada en pleno corazón del madrileño barrio de las Salesas, tienen como misión hacer más accesible la moda de autor y de diseñador.

Tal y como explicaban en una entrevista con El País el pasado junio, “la intención es promover moda que sea algo más sostenible. Y además así se pueda vestir distinto“. En su catálogo cuentan con diseñadores internacionales como Jacquemus, Diane Von Furstenberg o Victoria Beckham. Y firmas españolas como Encinar o INuñez. El proceso es el siguiente. Seleccionas la prenda que te haya gustado (en web o presencialmente) y la dejas reservada para la fecha deseada (hasta con 6 meses de antelación). Puedes alquilarla durante 4, 8 o 10 días.

Finalizado el período escogido y tras haber disfrutado cuidadosamente de ella, solo tienes que doblarla, empaquetarla de nuevo dentro de la caja en la que llegó y proceder con la devolución. Además, ofrecen la opción de cancelar una reserva sin coste hasta 15 días antes del evento. O incluso si al recibir el vestido has cambiado de opinión o no te gusta cómo te queda, puedes cancelar el alquiler con un margen de 24h por un coste de 10€.

Creemos que la consumidora española está preparada para entender y aceptar la idea de alquilar. Sin embargo, lo que quizás le cueste más es animarse a probarlo por primera vez” contaban a Vogue.es. “Queremos animar a que todas esas personas que dudan de si alquilar o no se lancen a probar nuestro servicio sin miedo, ya que realmente creemos que el no dar el paso hacia este modelo más sostenible no es por falta de ganas, sino más por falta de oferta y facilidades durante el proceso“.