fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

ECOLOVER OPINA: SER SOSTENIBLE O, SENCILLAMENTE, NO SERLO… ¡ESA ES LA CUESTIÓN!

|

26 marzo 2020

Ser, o no ser…”, decía Hamlet, “esa es la cuestión…”. Pero en los tiempos actuales de emergencia climática quizás podríamos reformularla por: “ser sostenible, o no serlo”, porque realmente esta es una de las preguntas más relevantes hoy y se la están planteando muchas industrias o empresas, con mayor o menor tino.

La sostenibilidad siempre posee tres pilares: uno social, uno medioambiental y otro económico. Si los tres no están presentes no existe sostenibilidad posible, ya se le atribuya a una compañía, a un bien, a un servicio, a una acción de marketing, a una colección, etc. Y esto es algo que nos interesa tener claro para decodificar con criterio los mensajes “sostenibles”, cada vez más abundantes y confusos.

El término ecología etimológicamente proviene del griego: oikos (casa) y logos (ciencia), es la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su hábitat, con su entorno (esto incluye la sociedad). Por eso, calificar unos aguacates de cultivo ecológico procedentes de la otra parte del mundo (como los que vemos en muchas grandes superficies) como “sostenibles” o “eco”, quizás no es riguroso, porque tan “verdes” no son: si bien su sello certifica su cultivo ecológico (sin pesticidas, herbicidas, etc.), no tiene en cuenta las emisiones del viaje hasta el supermercado (cámaras frigoríficas, transporte, etc.), ni tampoco su pilar social, puesto que su certificación ecológica no incluye en todos los casos necesariamente monitorear las condiciones laborales que se pueden estar dando en situación de precariedad, incluso de explotación. Son mejores medioambientalmente, pero no por ello responsables laboralmente.

Trasladado a las prendas de tejidos sostenibles que muchas multinacionales lanzan a través de colecciones cápsulas o fórmulas similares, tampoco podrían considerarse sostenibles (ni tan “eco”) si están fabricadas con mano de obra en esas condiciones extremas. Fallaría nuevamente el pilar social. Motivo por el cual, hace poco a Inditex, la ONG suiza PUBLIC EYE le “sacó los colores”, por el poco respecto social que demostraba con su línea Join Life de Zara, supuestamente sostenible, y por sus sudaderas con el lema de R-E-S-P-E-C-T, al echar las cuentas de sus beneficios y de la exigua situación laboral de quienes las hacen posibles. El informe completo se puede descargar AQUÍ y es muy revelador.

No sólo buenas intenciones

Más allá de la mera buena intención, la sostenibilidad implica el compromiso de pensar y actuar tridimensionalmente, es decir, tener en cuenta los impactos (positivos y negativos) sociales, ambientales y económicos. Hay algunas marcas que donan un artículo cuando compras otro y pueden considerarse negocios sociales, pero no sostenibles, porque flaquea su pilar medioambiental, al duplicar el uso de materias primas.

Por esta razón firmas como TOMS, que han practicado ese 2X1, están corrigiendo su modelo de negocio y de producción. No es fácil pero es posible, y más creíble cuando lo hace una empresa pequeña o mediana, que ha nacido con responsabilidad social, que si se trata de una multinacional con millones de consumidores y miles de proveedores globales, que demanda de forma intensiva materias, agua, energía, etc., y con objetivos siempre crecientes en un planeta de recursos limitados… un planteamiento que es insostenible per sé.

Lo que hace a las empresas sostenibles no es su marketing, sino su forma de producir: cómo fabrican. Los productos supuestamente “sostenibles” de muchas corporaciones son sólo excepciones en sus modelos de negocio, no suelen reflejar su desarrollo habitual, por lo que no las hacen más sostenibles, si no un poco menos insostenibles… Por eso, ante las próximas colecciones cápsulas eco de turno, el enésimo producto o la acción ecofriendly de grandes marcas, reflexionemos si cumple los tres pilares para que nos lo creamos lo justo. Frecuentemente son greenwashes, socialwashes, incluso feminismwashes: lavados verdes, sociales o feministas para aparentar que son más responsables de lo que lo son en realidad en esas cuestiones.

La información es poder

Estar bien informados es vital para poder desarrollar un espíritu crítico ante los numerosos reclamos de este tipo que recibimos a diario desde innumerables fuentes (revistas, televisión, tablet, móvil, bloguers, influencers, etc), que no van a hacer más que aumentar los próximos años. AQUÍ podéis descargar gratis el informe Salarios Dignos 2019 de ROPA LIMPIA, organización sin ánimo de lucro que lleva más de 25 años vigilando las condiciones laborales de la moda. En él se recoge el compromiso real de firmas famosas de moda con el pago de sueldos dignos. Desafortunadamente la mayoría no los remuneran.

Os animo a que cuando veáis una multinacional de moda que lanza una línea o un producto sostenible, lo consultéis. Si salen mal valorados en este asunto, ni es tan ecofriendly ni tan “sostenible” como nos lo quieren hacer creer (pese a que usen tejidos o materiales ecológicos o medioambientalmente más responsables) debido a la precariedad de su pilar social. No remunerar sueldos dignos a quienes fabrican los bienes y servicios es un problema laboral global, ocurre en todos los sectores, es sistemático y sistémico en un cierto perfil de multinacionales y, sobre todo, en esos tramos de sus cadenas de producción, mientras sus directivos cobran cantidades astronómicas. AQUÍ también podéis descargar gratuitamente el informe Scandal, donde figuran Inditex, H&M o Nike, junto a otras muy conocidas empresas de otros sectores que, curiosamente, últimamente presumen de sostenibilidad pero, como desvela la investigación, su brecha laboral es de escándalo…

Y aunque esta conducta empresarial es deplorable en general… quizás en la moda (de lujo o low cost) resulta incluso obscena, porque esta industria, como ninguna otra, vende un glamour y un estilo que si nos atenemos a cómo se fabrica, a menudo no es tal… Seamos cautas y cautos por muy green y sostenible que nos lo pinten, la crisis climática y la brecha social no se resuelven con excepciones puntuales, sino con conductas ejemplares.

Compartir en las redes

ecolover brands

cuestionario ecolover

Leandro Cano

Leandro Cano

Creador de una moda artesanal y local que cumple 10 magníficos años

Manuel García

Manuel García

Diseñador de la firma española de menswear contemporáneo Garcia Madrid

Visita nuestra tienda de productos eco

Visita nuestra tienda de productos eco

15% descuento

En tu primera compra de Ecolover Market al suscribirte a nuestra newsletter

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas nuestra Política de Privacidad