fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

LA COLECCIÓN DE ACTIVEWEAR PANGAIA GYM TIENE BASE BIOLÓGICA Y DEMUESTRA, UNA VEZ MÁS, QUE CIENCIA Y MODA FORMAN BUEN EQUIPO

El ámbito del activewear sostenible no deja de sorprendernos gratamente. Al poco de comenzar nuestro proyecto ECOLOVER no dudamos en presentar la firma PANGAIA como una propuesta que aúna sostenibilidad y ciencia. Su capacidad de innovar usando la tecnología como base para crear moda parece no conocer límites. Y esta temporada lo demuestra una vez más.

En 2020, los leggings, las sudaderas con capucha o hoodies, los pantalones cortos para ciclistas y otras prendas deportivas elásticas se apoderaron de los armarios. Y surgió una pregunta: ¿dónde están las opciones sostenibles? Porque todo eso es plastic… que no es fantastic. El poliéster, el nailon, el spandex y la lycra se derivan de combustibles fósiles, requieren importantes recursos y energía para producirse y nunca se biodegradan. Es entonces cuando las fibras recicladas se presentan como la “solución sostenible”.

Muchas marcas promocionan su activewear hecho de botellas de plástico recicladas. Otras han hecho de los sintéticos reciclados una parte clave de su marketing de sostenibilidad. Pero incluso si las fibras recicladas son una mejora, todavía queda un gran problema. Cualquier prenda sintética, virgen o reciclada, libera microplásticos a medida que se usa y se lava. Y estos son tóxicos para la vida marina y representan hasta 21 millones de toneladas métricas de contaminación plástica en los océanos. 

Pangaia Gym es una colección con un 90% de base biológica. Es un primer paso hacia la ropa deportiva renovable y verdaderamente natural. La fibra está hecha de una mezcla de eucalipto y algas marinas, de nailon hecho con aceite de ricino y de Roica V550, un hilo elástico que puede degradarse por microorganismos en el compost durante 5 años. Luego se ha tratado con bioWick, un tratamiento de absorción de biocarbono hecho de microalgas, y con PPRMT, un acabado de lucha contra los olores que es antimicrobiano. Ahí queda eso.

La mayoría del activewear sostenible de fibra natural todavía requiere un poco de spandex o de lycra para estirarse. De este modo, surge un inquietante híbrido donde el material natural no se puede separar del sintético y ya no es tan fácilmente reciclable o biodegradable. El nailon de base biológica de Pangaia Gym todavía no es la solución perfecta. Esta llegará el próximo año, cuando Pangaia y su socio Kintra hagan realidad el poliéster 100% biodegradable a base de maíz y trigo. Así pues, tan solo nos queda por decir… continuará.