fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

EL ÁMBITO TEXTIL Y ARTÍSTICO VIVE UN MOMENTO DE GLORIA GRACIAS AL BELLO (Y SOSTENIBLE) TRABAJO DE UNA ARTISTA PORTUGUESA

El ámbito textil y artístico no deja de sorprendernos gratamente. El último nombre que hemos descubierto a través de su obra artesanal y sostenible es el de Vanessa Barragão. De origen portugués, nació junto al mar, en un lugar llamado Albufeira. Al crecer cerca de su familia, del océano y, a menudo, del campo, es inevitable que sus ideas provengan en gran medida en estos entornos. Desde su niñez Vanessa solía hacer cosas con sus manos, desde castillos de arena hasta telas de muñecas. Al comenzar la escuela, se obsesionó con el dibujo y, con tan solo 6 años, descubrió su pasión por la artesanía hecha a mano. Es obvio que su precocidad artística era más que evidente.

El crochet también fue una de las primeras formas de expresión y relajación que desarrolló inconscientemente. Cuando cumplió los 18 se trasladó a Lisboa, donde estudió diseño de moda durante 6 años. A lo largo de esta etapa creció no solo a nivel personal, sino también profesional y artísticamente. Vanessa se volvió más consciente sobre el consumo consciente, la sostenibilidad y el respeto hacia el medioambiente. Y lo puso en práctica a través de su rutina diaria y de sus trabajos personales. Tras la universidad, sintió que debía explorar más sobre textiles y artesanías ancestrales hechas a mano en lugar de continuar en el área de la moda. Y abrió una puerta que le deparaba grandes satisfacciones.

En 2016, decidió trasladarse a Oporto, núcleo de la industria textil portuguesa, y permaneció allí durante casi 4 años. Dividió su tiempo entre trabajar como diseñadora textil en una fábrica de alfombras artesanales y sus propios proyectos textiles. El último año viviendo en esta ciudad se concentró por completo en abrirse camino como artista. Abrió su primer estudio en el centro y comenzó a trabajar full time en sus primeras obras. Pero a principios de 2020… volvió a sus raíces, a su “punto de partida”. El estudio de Vanessa ahora está ubicado en Albufeira. Ahora siente que está más conectada consigo misma, porque está más cerca del entorno que le inspira y de las personas que ama, de su familia.

A través de su obra, Vanessa transmite la esperanza de cambio para un mundo mejor. Sus colores y ondas invitan a dejarse llevar por una profunda sensación de energía positiva. Y todas las obras se realizan artesanalmente con lana reciclada o también con hojas de palma y Tencel. Las texturas y cromatismos que surgen representan su visión sobre nuestra propia esencia y conexión. Así es el universo onírico en el ámbito textil y artístico de una joven creadora que capta la atención al instante a través de obras que, ante todo, son bellísimas.