fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

BIENVENID@S AL UNIVERSO MÁGICO (Y SOSTENIBLE) DEL BRITÁNICO MISTER FINCH… LLENO DE ESCULTURAS TEXTILES

Su nombre es Finch, pero en realidad es su apellido. Por eso su universo mágico de esculturas textiles se llama MISTER FINCH, así queda claro desde el principio que es un hombre y, además, uno que cose. Vive en Leeds, no muy lejos del hermoso parque nacional Yorkshire Dales en el Reino Unido. Y no posee formación académica en nada que ver con textiles o costura. Ni falta que le hace porque es autodidacta. A lo largo de su vida probó muchas áreas creativas hasta que descubrió que lo que realmente adoraba era coser (aparte de leer y ver películas antiguas).

Las flores, los insectos y los pájaros con sus asombrosos ciclos de vida y sus extraordinarios nidos y comportamientos fascinan a este artista. El folclore británico, maravillosamente rico en historias fabulosas, forma parte del ADN de su obra. Conejos vestidos como dandis, liebres que miran la luna y zorros elegantemente ataviados y listos para invitarnos a desviarnos del camino… Humanizar a los animales con zapatos y ropa es algo innato al trabajo de Mister Finch para imaginar que cobran vida por la noche en este universo mágico de esculturas textiles.

Para él es un auténtico placer buscar materiales para su arte sostenible… lo perdido, lo encontrado y lo olvidado tiene cabida en lo que hace. La mayoría de sus piezas utilizan materiales reciclados, no solo como una declaración ética, sino también para añadir más autenticidad y encanto a sus obras. Sus personajes surgen de cortinas de terciopelo de un hotel antiguo, de un vestido de novia raído o de un delantal vintage. Y se convierten en animales en busca de nuevos dueños y aventuras para vivir.

Según el propio Finch, son criaturas que cuentan historias para personas que también están un poco perdidas, encontradas y olvidadas… Lo cierto es que forman parte de un universo onírico que reivindica la ilustración victoriana de cuentos infantiles y la convierte en esculturas surgidas del upcycling más inesperado.