fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

¿DEADSTOCKS DE TEJIDOS? LA EMPRESA NONA SOURCE SABE CÓMO DARLES NUEVA VIDA Y APOYAR LA CIRCULARIDAD EN LA MODA

Es un término que, sin duda, está dando mucho que hablar: deadstocks de tejidos. Se refiere a la cantidad de material textil sobrante que se acumula en todos y cada uno de los talleres, fábricas, ateliers… de la industria de la moda. ¿Es esta una fuente de materia prima aprovechable para apoyar la circularidad en ella? Obviamente, sí. Por eso el gigante del lujo LVMH no ha tardado en hacer realidad un proyecto como NONA SOURCE.

Se trata de una idea original de Romain Brabo. El nombre de Nona rinde tributo a una de las Parcae de la mitología romana, la que tejía el hilo de la vida. Source hace referencia al “abastecimiento”. Mientras trabajaba en la firma Kenzo, Brabo conoció a Marie Falguera, una ingeniera textil. Presentaron el proyecto como parte del programa de intraemprendimiento de LVMH, DARE, y fueron invitados a pilotarlo. En enero de 2020, a los dos se les unió Anne Prieur du Perray, gerente de transformación digital de LVMH. Los tres han dedicado por completo su tiempo a crear un nuevo modelo de negocio que compra deadstocks de tejidos a las empresas de moda y los pone de nuevo a la venta a precios competitivos después de tasarlos.

Nona Source ofrece a los jóvenes diseñadores acceso a deadstocks de tejidos de alta calidad a un precio asequible. Algo realmente ventajoso para ellos porque, por lo general, se ven obligados a pagar más cuando piden cantidades más pequeñas. Es una plataforma B2B abierta con acceso para diseñadores independientes, firmas de LVMH y, atención, también a sus competidores. Ha hecho su debut con 500 telas diferentes, 100.000 metros de telas y 1.000 metros de cuero, provenientes de una maison del grupo LVMH cuyo nombre no se ha revelado.

Tradicionalmente, ha existido un estigma en torno a los deadstocks por parte de la industria de la moda. Siempre se ha temido que su mera existencia sugiriera una mala gestión o toma de decisiones comerciales. Pero es evidente que esta mentalidad está cambiando. Todo el mundo origina este desperdicio porque es inherente al sistema de producción de moda . Pero ahora estamos en un punto de inflexión en el que se debe gestionar estos desechos para tener una historia sostenible que contar. 

Nona no compra ni almacena rollos de telas que tengan un logotipo. Estos se descartan y desglosan por motivos de propiedad intelectual, y se destinan al reciclaje, en colaboración con la empresa especialista en gestión de residuos CÈDRE. Las páginas de productos de la plataforma proporcionan todo tipo de información: origen (aunque no el nombre del proveedor), ancho, peso y composición. Los clientes pueden buscar por precio o por cantidad, siendo esto último útil para marcas más grandes que pueden requerir cantidades sustanciales para, por ejemplo, colecciones cápsula. Los precios son entre un 60 y un 70% más bajos que el precio bruto pagado originalmente. El almacén está cerca de Tours, en el oeste de Francia, y el envío a los clientes está limitado a Europa para minimizar el transporte de materiales.

Futuras inclusiones en cremalleras, botones, rayas y bobinas de alambre están previstas. Pero, por el momento, la aparición de Nona Source ya es muy innovadora, porque proviene del negocio más grande de la industria del lujo en la moda. Sin embargo, no se trata de un concepto completamente nuevo. Queen of Raw, por ejemplo, es un veterano mercado online que permite a los usuarios enumerar, vender y comprar deadstocks de tejidos. La pregunta es: ¿se van a multiplicar las empresas que se dediquen a gestionar desechos textiles para darles nueva vida? No tardaremos en saberlo. Ojalá sea así.