fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

DIEZ ALIMENTOS QUE AUMENTAN NUESTRA INMUNIDAD ANTE EL DESCENSO DE LAS TEMPERATURAS… Y DIEZ SABROSAS (Y SENCILLAS) MANERAS DE DISFRUTARLOS

Los alimentos y la inmunidad en otoño e invierno están directamente relacionados. Ante el frío, una alimentación que fomente la inmunidad es esencial. Y ahora más que nunca, nos estamos interesando en ella y en el papel que juega en nuestra salud en general. Si bien los suplementos que estimulan el sistema inmunológico pueden ser beneficiosos, nuestra dieta sienta las bases para un apoyo inmunológico adecuado. Por ello y según la OMS, es tan esencial respetar los hábitos saludables al alimentarse.

Cuanto más sano comes, más sano se sentirás. Si bebes mucha agua, comes frutas y verduras, todo eso te ayudará a prevenir enfermedades. También es importante destacar que la salud intestinal juega un papel importante con la inmunidad. Simplemente, el equilibrio de bacterias en nuestro intestino influye en la inmunidad. No se sabe cómo al 100%, y todavía se están realizando estudios a diario para comprender cómo funciona, pero está confirmado que el 80% de nuestro sistema inmunológico reside allí, por lo que es importante mantenerlo saludable.

Se afirma que hay alimentos que son la panacea. Y no es cierto. El cuerpo de tod@s reacciona y funciona de manera diferente, por lo que no existe una fórmula mágica al respecto. A continuación, ECOLOVER os propone una lista que vincula diez alimentos e inmunidad para plantar cara a las bajas temperaturas… ¡acompañados por sabrosas formas de disfrutarlos!

Frutas cítricas

Por qué son buenas: están cargadas de vitamina C, que es importante para la inmunidad… pero tu cuerpo no la almacena.

Cómo comerlas: añade pomelo a las ensaladas o cocínalos a la parrilla (un paciente de trasplante me enseñó eso hace años).

Pimientos rojos

Por qué son buenos: de nuevo, están cargados de vitamina C. Y también de betacaroteno, que ayuda con la visión.

Cómo comerlos: ¿rellenos con setas o con arroz estilo hindú?

Ajo

Por qué es bueno: sus propiedades de refuerzo inmunológico parecen provenir de una gran concentración de compuestos que contienen azufre, como la alicina.

Cómo comerlo: triturando dientes de ajo para aderezar ensaladas.

Jengibre

Por qué es bueno: ayuda a prevenir las náuseas e incluso reduce el colesterol.

Cómo comerlo: un té de jengibre y cúrcuma es delicioso.

Almendras

Por qué son buenas: están repletas de vitamina E. Cuando se trata de prevenir y combatir los resfriados, la vitamina E tiende a quedar en segundo plano frente a la vitamina C. Sin embargo, este poderoso antioxidante es clave para un sistema inmunológico saludable.

Cómo comerlas: se agregan a un yogur desnatado para obtener más grasa y darle un toque crujiente.

Espinacas

Por qué son buenas: son ricas en vitamina C. También están repletas de numerosos antioxidantes y betacaroteno, que pueden aumentar la capacidad de nuestro sistema inmunológico para combatir las infecciones.

Cómo comerlas: se rocían con ajo en polvo y se cocinan en una sartén, luego se agregan a unos huevos.

Semillas de girasol

Por qué son buenas: están llenas de nutrientes, como fósforo, magnesio y vitaminas B-6 y E. 

Cómo comerlas: se añaden a cualquier plato principal, como pollo al curry o verduras mixtas. También se pueden esparcir fácilmente sobre ensaladas y pastas para agregar más sabor y nutrientes. 

Cúrcuma

Por qué es buena: por sus altas concentraciones de curcumina, que le dan su color distintivo y pueden ayudar a disminuir el daño muscular inducido por el ejercicio. También funciona de maravilla como refuerzo inmunológico.

Cómo comerla: es una delicia en huevos revueltos, tortillas y frittatas

Kiwi

Por qué es bueno: la vitamina C estimula los glóbulos blancos para combatir las infecciones, mientras que sus otros nutrientes (ácido fólico, potasio, vitamina K) mantienen al resto del cuerpo funcionando correctamente.

Cómo comerlo: en una ensalada de frutas frescas acompañado de plátano, fresas, albaricoques secos, una manzana, uvas blancas y tintas, sirope de almendras y coco rallado.

Los puntos de vista y opiniones expresados ​​en este artículo no pretenden sustituir el consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Busca siempre el consejo de un médico u otro proveedor de salud calificado con cualquier pregunta que se pueda tener sobre una condición médica.