fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

ESTA ES LA HISTORIA DE BRIANNE Y SUS BARRAS SÓLIDAS DE HAIR, FACE Y BODYCARE QUE TRIUNFAN A NIVEL MUNDIAL

¿Estás pensando en sustituir definitivamente tus productos para el cuidado del cabello que contaminan el planeta por otros que no lo hacen? La clave está en apostar por los productos en formato sólido que comercializan firmas como la neozelandesa ETHIQUE.

Todo comenzó en 2012 cuando su fundadora, Brianne, comenzó a mezclar fórmulas en la cocina de su casa de Christchurch (Nueva Zelanda). Por aquel entonces, el “desperdicio cero” o zero waste no era una gran preocupación como lo es hoy. Las barras de belleza sólidas no eran una realidad a tener en cuenta y no estaban disponibles en los supermercados locales, ni siquiera en Amazon.

Brianne fundó Ethique por frustración ante la aberrante cantidad de desperdicio creado por la industria cosmética y, en particular, la cantidad de plástico contaminante que generan los artículos esenciales para el baño. Muy pronto se dio cuenta de que, por ejemplo, hasta el 95% de una botella de acondicionador está compuesta de agua, algo ridículo considerando que ya se dispone de agua en el baño.

Apasionada profundamente por el medioambiente y la ciencia, se dedicó a aprender química cosmética (mientras completaba su licenciatura universitaria en ciencias en ese momento) y se propuso formular un champú sólido que sería la solución no solo al problema del desperdicio de agua, sino también al desperdicio de plástico.

Así pues, nuestra heroína beauty comenzó con poco o ningún dinero en su cocina como la estudiante universitaria que era. Al principio, no se preocupó demasiado por cómo financiar su incipiente empresa. Simplemente reinvirtió todas las ventas en más ingredientes, envases y, finalmente, un poco de marketing. Pero para iniciar un negocio eficientemente… se necesita mucho más dinero del que generan las ventas iniciales. Entonces fue cuando decidió participar en un concurso universitario y le emparejaron con un mentor empresarial para redactar un plan empresarial. El  mentor comercial le ofreció una inversión al final de la competencia y ahora es uno de sus socios comerciales.

Sin embargo, aún necesitaban más dinero, principalmente para que trabajar mejor la imagen de marca. Entonces, en 2015, Brianne recurrió al crowdfunding de capital a través de PledgeMe. Más popular en los EE.UU. que en Nueva Zelanda, ofrecieron acciones de la empresa con la esperanza de atraer suficientes inversores para impulsar el crecimiento de Ethique. Y lo consiguieron.

En los cinco años posteriores, medios como The Huffington Post o Forbes y celebrities como Britney Spears o Ashton Kutcher ayudaron (y mucho) a hacer crecer la popularidad de la firma hasta que ahora (y tras un segundo crowfunding de capital en 2017) se ha convertido en una de las más importantes a nivel mundial especializadas en hair, face y bodycare.

Sus barras sólidas son cruelty free, veganas y no contienen aceite de palma y, además, se hacen llegar a los clientes a través de un sistema de envío que es plastic free. Nada mejor para explicar el ADN de esta firma que un original vídeo en modo rewind que nos ha encantado en ECOLOVER.