fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

¿ROPA LIMPIA PRODUCIENDO CERO RESIDUOS? ES POSIBLE GRACIAS A UN INNOVADOR PRODUCTO CREADO POR LA EMPRESA ESPAÑOLA NATULIM

El ámbito homecare está inmerso en una total transformación hacia la sostenibilidad. Y no solo respecto a la limpieza completa del hogar, también, por ejemplo, en lo referente al lavado de prendas. En este sentido, hay una empresa española que es pionera al permitir lavar la ropa… produciendo cero residuos.

¿Su nombre? NATULIM. ¿Su producto topseller? El detergente ecológico en pequeñas tiras biodegradables para la lavadora. Cada tira de lavar tiene un poder de limpieza ultra-concentrado, dejando la ropa limpia, suave y con buen olor sin necesidad, atención, de usar suavizante.

limpieza

Su fórmula de lavado de baja espuma encuentra y disuelve las manchas, tanto para ropa blanca como de color. Además, su proceso de limpieza funciona en agua fría o caliente y en todo tipo de lavadoras, incluyendo las de alta eficiencia (HE). Y se puede elegir entre las tiras que no tienen fragancia o las que proporcionan un agradable aroma floral o de lavanda.

A todo lo anterior hay que añadir otro aspecto que, en ECOLOVER, consideramos esencial: el cuidado de la piel. Las tiras de Natulim son idóneas para lavar prendas que, después, cubrirán las pieles más sensibles. ¿La principal razón? Son hipoalergénicas y, además, en su composición queda bien claro que están libres de fosfatos y parabenos, no llevan colorantes añadidos ni cloro ni dioxano y, finalmente, son veganas, es decir, no se han utilizado animales ni en su producción ni en su testeo.

Por último y respecto a su packaging. Una caja de Natulim pesa menos de 100 gramos. Esto reduce el consumo de combustible en su transporte y en las emisiones de CO2 en un 94%, en comparación con los detergentes líquidos y en polvo. Su embalaje no utiliza nada de plástico y es 100% biodegradable, otro punto a favor que hay que destacar. ¿O no?

limpieza

La transición del detergente líquido (que contiene un 90% de agua) al detergente deshidratado, como Natulim, no es una opción… es una urgente necesidad. Y los dos jóvenes emprendedores responsables de este innovador sistema de limpieza made in Spain lo saben desde que comenzaron su andadura.

Lluís y David, de 26 y 32 años, residen en Barcelona y, desde allí, están haciendo realidad su sueño: transformar en sostenible la manera de lavar la ropa. Poco a poco, están llegando a cada rincón de España. Por ahora venden mayoritariamente online, aunque cada vez hay más tiendas ecológicas que ya están vendiendo Natulim en sus secciones dedicadas a la limpieza. 

Su propio manifesto online defiende la simplicidad como factor clave en su ADN como empresa emergente: “Creemos en hacer las cosas fáciles para todo el mundo. Las pequeñas acciones se traducen en grandes cambios. No somos perfectos y no pedimos a nadie que lo sea. Pero tenemos el poder de elegir sostenibilidad. Y nuestros productos facilitan esta importante decisión“.

limpieza

Ante el complicado panorama intoxicado por el greenwashing, su defensa de la integridad es determinante: “Nunca vamos a comprometer nuestros valores o a tomar atajos para reducir costes. No vamos a maltratar el medioambiente para conseguir más beneficios. Somos y seremos transparentes con los componentes de nuestros productos. Y vamos a trabajar para ofrecer propuestas de limpieza ecofriendly que realmente funcionen“.

Muy pronto, tras el lanzamiento de Natulim, llegará un friegasuelos que promete revolucionar la limpieza del hogar sin necesidad de recurrir a la compra de este tipo de productos fuera de nuestras fronteras. La expansión de la empresa es inevitable y es más que obvio que el ámbito homecare de naturaleza sostenible es el idóneo para hacerlo.

Se arrojan más de 700 millones de botellas de plástico de detergente a los vertederos de todo el mundo cada año. ¿No es suficiente razón para cambiar y elegir un producto como Natulim? Además, por cada 10 paquetes vendidos, la empresa se ha comprometido a plantar un árbol para ayudar a preservar nuestro planeta. ¿Alguien da más? A ver, a ver… lo ponemos en duda.