fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

SE LLAMAN ROMUALDA Y SON LOS SOMBREROS PINTADOS A MANO Y MADE IN SPAIN MÁS DESEADOS DEL VERANO 2020

Dos hermanas veinteañeras y una firma de sombreros artesanales made in Spain que no deja de captar la atención de la prensa especializada de moda around the world. Cristina y Mariana Aguirre son madrileñas y conocer a una artista holandesa siendo niñas en el almeriense desierto de Rodalquilar les cambió la vida. Les impactó tanto que decidieron inspirarse en su estilo de vida y usar su nombre propio para crear ROMUALDA.

Era mayor, pero con un espíritu joven. Se alimentaba a base de naranjas, limones, frutos secos y rayos de sol. Había llegado en su Dos Caballos desde Holanda y donde se quedó el coche, se quedó ella también. Al principio dormía dentro, pero más tarde se instaló en unas ruinas cercanas. Y el coche se convirtió en un tiesto lleno de plantas y cactus desde el que contemplaba las estrellas. Su casa en proceso de restauración estaba repleta de murales de paisajes montañosos y mundos submarinos. Todos ellos creados con pigmentos naturales, palos, piedras y conchas. La bohemia pintora, por desgracia, no ha podido ser testigo de su éxito como sombrereras. Por lo visto, enfermó de Alzheimer y su familia la llevó de vuelta a Holanda, donde murió en 2012. Fin de este fascinante storytelling.

DESDE VOGUE AMERICA AL MUNDO

Yo, personalmente, descubrí los sombreros artesanales y made in Spain de Romualda a través de las páginas de Vogue America. Menuda sorpresa me llevé al leer cómo han recuperado técnicas artesanales que se están perdiendo para confeccionar arrebatadores sombreros. Cristina, que ha estudiado Bellas Artes, se encarga de pintar a mano las piezas y su hermana menor, Mariana, es diseñadora de producto tras formarse en un máster de la Art Center School of Design de Los Ángeles.

¿Qué es lo más destacable de sus diseños? Su carácter exclusivo y artesanal, con las imperfecciones perfectas de todo lo que es único. Su propuesta se divide en tres partes: piezas pintadas a mano por Cristina, drops o cápsulas y una colección permanente que recopila sus creaciones más exitosas. Y todo ello se produce localmente en España y poco a poco, en contraposición a la moda rápida que no posee la personalidad propia de una firma que ha llegado para demostrar que en la artesanía está la clave para crear propuestas que consigan triunfar por méritos propios… y no gracias a poderosas campañas de publicidad o de marketing.