fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

ECOLOVER opina: ¿existe realmente una saludable relación entre la actual MEDICINA ESTÉTICA y la sostenibilidad?

|

5 octubre 2022

Desde hace un tiempo, las firmas de moda y belleza se están reinventando para ser más sostenibles y respetuosas con el medioambiente. Sin embargo, la medicina estética está en auge y cada vez son más las personas que sucumben a sus encantos para someterse a cambios para mejorar físicamente (y en ocasiones también internamente). Por esta razón, llevo preguntándome mucho tiempo cómo de sostenible es esta medicina estética y cuánta huella deja en el planeta.

“Estamos abocados a que exista una relación de la sostenibilidad con todo y la medicina estética, por tanto, no puede estar excluida. Considero que es irremediable. Es innegable que existe una creciente consciencia y preocupación en la sociedad por la sostenibilidad, que yo puedo constatar en mi consulta porque cada vez más pacientes preguntan sobre el origen de los ingredientes de los productos”, asegura la Dra. Carmen Martín, médica especialista en medicina estética.

medicina estetica

“Como en la cosmética, se empieza a investigar más y a sustituir ingredientes xenobióticos o tóxicos, por otros naturales que no dañan la salud de las personas (y tampoco la Tierra). Dicho esto, el planeta no está preparado para surtir de ingredientes naturales a todo el mercado, pero los ingredientes sintéticos deben ser beneficiosos para la salud. Si cuidamos este equilibrio, estaremos ayudando al planeta y al ser humano”, puntualiza María Pérez de Villaamil, directora del Centro Mem en Madrid

¿Es la sostenibilidad una tendencia a la que se ha sumado la medicina estética?

Cuando les formulé esta pregunta a las expertas que he entrevistado, me llamó la atención que todas coincidiesen en lo mismo: “Más que una tendencia es una razón de ser”. Y, efectivamente, así es. No se entiende el futuro sin una producción sostenible, ni tampoco sin productos y materiales respetuosos con la piel. Sin embargo, es un camino largo y, en ocasiones, complicado por la falta de recursos naturales y por los costes que suponen los principios activos ecofriendly.

No sólo hay que pensar en el planeta (envases que se puedan reciclar, ingredientes con los que no se contamine el planeta o la forma de fabricarlos), sino en la humanidad. Los ingredientes sintéticos son más baratos de fabricar, se hacen en un laboratorio para intentar igualar o mejorar los activos que la naturaleza nos ofrece… pero sin acudir a ella.

medicina estetica

“Si los analizamos, veremos que muchos de esos activos no son buenos para la salud, ya que de los ingredientes analizados (sólo la mitad de los que se utilizan) la mitad se sabe que son nocivos. Al comercializarse en dosis muy bajas, no se consideran “peligrosos” pero no se ha contemplado el efecto cóctel acumulativo de todos ellos a lo largo de una vida”, destaca la Dra. Villaamil

¿Las buenas noticias? Cada vez son más los profesionales de la medicina estética que miran más allá y apuestan por una producción integral que abogue por la sostenibilidad, pero también por incorporar principios activos de última generación para realizar los tratamientos de la manera más responsable y eficaz posible.

“Hay motivos de sobra para apostar por la sostenibilidad en todos los ámbitos y en el campo de la estética lo que veo es una tendencia aún más clara, que estriba en que la salud, el bienestar y la estética deben ir de la mano. Es lo que algunos denominan Well Aging y que se fundamenta en buscar un envejecimiento sano, natural, sostenible y armonioso”, argumenta la Dra. Martín.

Por ello, en el ámbito de la medicina estética, cada vez nos encontramos con más tratamientos que se centran en mantener una imagen de belleza natural, basada en la vitalidad, la salud y el bienestar… sin necesidad de querer aparentar 20 años menos.

¿Qué tratamientos de medicina estética son sostenibles o pronto lo serán?

En general, en la medicina estética y en la cosmética cada vez más marcas y laboratorios son conscientes de la importancia del cuidado del entorno y del respeto por el medioambiente. Por eso, hay mucha I+D en el desarrollo de packagings reciclables o con menor impacto medioambiental y, en general, en la generación de fórmulas cada vez más naturales. En concreto, la industria cosmética vinculada al sector de la medicina estética se está reinventado creando productos seguros, saludables y naturales para dar una alternativa sostenible al mercado.

Se tiende a un menor nivel de modificación, con productos cada vez más naturales, por ejemplo, similares al ácido hialurónico humano. Es decir, existe la tendencia a que los productos tengan menos químicos en la composición. E incluso algunos laboratorios están aprovechando el auge de la química verde para reducir la huella de carbono de los procesos de fabricación.

medicina estetica

“Otra forma de medicina estética sostenible pasa por la autología o medicina regenerativa, una técnica no quirúrgica que se basa en aprovechar sustancias del organismo para tratar patologías, es decir, utilizar nuestra propia sangre o grasa para conseguir resultados más seguros y naturales. De hecho, estos tratamientos son los más demandados porque, sin inyectar sustancias artificiales, podemos remodelar y retrasar los signos del envejecimiento”, cuenta la Dra. Martín.

Por su parte, la Dra. Villaamil destaca los tratamientos autólogos que no requieren fabricación ni empaquetado, como el plasma rico en plaquetas de la sangre (fcp) y el lipofilling, que consiste en extraer grasa autóloga de zonas dónde nos sobran para rellenar otras: “Los factores de crecimiento que sacamos de la sangre también se están utilizando mucho en medicina estética para la caída del cabello”. Todo aquello que proviene del propio organismo es más sostenible que fabricar, envasar y desechar. Además, no tenemos efectos adversos ya que el organismo lo reconoce siempre como propio y es 100% natural.

La sueroterapia es otro tratamiento que está funcionando muy bien desde la prevención: “En Centro Mem trabajamos con sueros intravenosos de vitaminas y de antioxidantes sostenibles, muy necesarios, para ralentizar el envejecimiento ya que, una buena prevención, es la mejor herramienta pro-aging. En este caso, no extraemos sangre, sino que inyectamos todo aquello que nuestro cuerpo necesita, extraído de fuentes naturales”, asegura la Dra. Villaamil.

¿Cómo nos aseguramos de que un centro médico estético sea sostenible?

Para que una empresa sea sostenible debe firmar el Acuerdo de París de 2015. Este acuerdo se basa en cuatro principios. Nos cuenta en qué consisten estos cuatro principios Maribel Yébenes, fundadora de su propio centro pionero de medicina estética sostenible: «En primer lugar, todas las clínicas de medicina estética deberán pasar una inspección para verificar que son órganos de buen gobierno a través de la transparencia«.

“El segundo principio se basa en los ciclos de vida o las cadenas de valor, es decir, en función del grado de medicina estética que tengamos, o en otras palabras, dependiendo de la empresa que sea tendremos que hacer unas cosas u otras. No es lo mismo una empresa de medicina estética que esté creando cosméticos inyectables o un fabricante de medicina estética de tecnologías. Lo importante es que, gracias a la cadena de valor, se hace una revisión de todo: desde la materia prima que se utiliza, si contamina más o menos y de dónde viene hasta la parte de transporte y logística, así como de los proveedores”.

medicina estetica

El tercer principio presta atención a la economía circular y a la parte del ecodiseño de packagings. Es decir, las clínicas de medicina estética que formen parte del Acuerdo de París deberán cambiar todos sus envases para que se puedan reutilizar, evitando los deshechos y reduciendo la huella de carbono. Además, los aparatos de medicina estética han de reciclarse de una manera concreta, pensando, incluso, en que tengan una segunda vida y no se tiren a un vertedero.

El cuarto principio se centra en el equipo humano. Las personas son el motor del mundo y las principales responsables de que haya o no contaminación: “Es necesario llevar a cabo un wellness de equipo para que contar con un personal saneado, motivado, que goce de unas buenas condiciones de trabajo”. Desde unos horarios adecuados para descansar hasta las horas estipuladas por ley para trabajar, evitando la explotación y el abuso de poder. Todo en defensa de la ansiada sostenibilidad.

Compartir en las redes

Compartir en las redes

Visita nuestra tienda de productos eco

Visita nuestra tienda de productos eco

15% descuento

En tu primera compra de Ecolover Market al suscribirte a nuestra newsletter

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas nuestra Política de Privacidad