fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

MOONSTAR, ASÍ ES LA HISTORIA DEL LEGENDARIO CALZADO DE ORIGEN JAPONÉS QUE SE CUECE EN EL HORNO COMO SI DE CERÁMICA SE TRATASE

Una vez más, en ECOLOVER miramos hacia Japón en busca de propuestas de moda con personalidad propia. La firma MOONSTAR está especializada en calzado resistente desde 1873, operando desde la ciudad japonesa de Kurume. La minuciosa artesanía forma parte de su peculiar ADN. ¿La principal razón? Su límite de producción de dos o tres zapatos individuales por día. Una rigurosa atención al detalle que se mantiene hoy. Todos sus zapatillas deportivas y botas de montaña se fabrican a mano, se fijan con cinta selladora y se cuecen en un horno para garantizar un resultado impecable.

Kurume ha sido el centro de la industria del caucho de Japón, famoso por la producción de neumáticos y de jika-tabi, botas de trabajo con suela de goma y puntera partida. Por ello, la empresa se originó bajo el nombre Tsuchiya Tabi como fabricante de este tipo de calzado (y también de calcetines con puntera partida). Este calzado que sigue siendo usado hoy en día por agricultores y trabajadores japoneses, pero también… se ha convertido en una propuesta súper cool. ¿Cómo? Gracias a su presencia en las mejores webs de shopping online con su minimalista diseño y una paleta de colores básicos muy fácil de combinar.

El proceso para fabricar los modelos de MoonStar comienza primero con la elección de lonas y lonetas de la más alta calidad. Luego, los artesanos expertos las cortan y cosen y cada par se completa a mano. A continuación, un adhesivo de goma cementa la suela a la parte superior, moldeándose  para obtener un resultado que es especialmente resistente y flexible.

Una vez que está todo completamente ensamblado, la siguiente etapa del proceso se llama vulcanización. Los diseños MoonStar a menudo han sido definidos como “zapatos de cerámica”. Cada par de zapatos se cuece, al igual que la cerámica, en un horno a 120 grados durante 70 minutos. A medida que cada zapato se expone al calor extremo, el azufre dentro del caucho crudo experimenta una reacción química. Este proceso de vulcanización, o ka-ryu en japonés, mejora la resistencia y la flexibilidad de la goma, creando un calzado duradero y listo para resistir cualquier tipo de inclemencia al aire libre.

Los modelos que no se someten a vulcanización se tratan con un proceso de inyección directa, donde el material fundido se inyecta en un molde con forma de zapato. Este proceso forma la suela y la conecta con los paneles superiores al mismo tiempo. El efecto de este proceso, que comenzó a producirse en 1966, es crear un ajuste excelente y una amortiguación más suave.

Las propuestas de MoonStar abarcan desde zapatillas de gimnasia para niños hasta calzado de adulto para todo tipo de clima, sin olvidar sus legendarias botas para trabajadores al aire libre. Es curioso cómo en Europa no se han popularizado realmente, lo que nos hace pensar que… una vez más, miramos hacia Japón para ver cómo se muestra muy reservado a la hora de compartir sus “tesoros” de moda con raíces artesanales.