fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

¿LADRILLOS HECHOS CON ROPA VIEJA? DESCUBRE LA EMPRESA FRANCESA QUE LOS FABRICA PARA, POR AHORA, DECORAR INTERIORES

|

15 marzo 2021

Las ideas que evitan que la ropa vieja acabe en los vertederos nos están dejando atónitos. ¿La última opción? Convertirla en ladrillos. Como suena. Una joven francesa es la responsable de que moda y arquitectura formen un tándem perfecto en defensa del medioambiente. Debido al auge de la moda low cost durante el siglo XXI, la calidad de los materiales con los que se producen determinado tipo de prendas es realmente ínfima. Y, por ello, la rapidez con la que se desgastan y, a continuación, se rechazan por sus propietari@s produce esa acumulación residual nunca vista con anterioridad.

La huella ecológica por la gran cantidad de ropa desechada en etapa temprana es sumamente preocupante y crece cada vez más. Y es un hecho que muy pocos de sus materiales textiles se recuperan para su reutilización o reciclaje. En 2017, Clarisse Merlet, siendo todavía estudiante de arquitectura y preocupada por la grave coyuntura, pensó en utilizar los desperdicios textiles para satisfacer la gran demanda de materiales en el ámbito de la construcción. De este modo nació la empresa FabBRICK.

Su principal misión es fabricar ladrillos decorativos y aislantes con desechos de ropa. Su composición, por tanto, proviene de prendas trituradas, mezcladas con un pegamento ecológico desarrollado también por Merlet. Todo ello se deposita en moldes, se prensa con comprensión mecánica y… voilà! Surgen los ladrillos más fashion de la historia para demostrar que el ingenio es poderoso a la hora de luchar contra la contaminación del planeta. Una vez creados, los ladrillos se retiran del molde y se dejan secar durante dos semanas. Cada uno equivale a 400 gramos de desechos textiles, que son más o menos unas tres camisetas.

Desde su creación en 2018, FabBRICK ya ha reciclado un total de 12 toneladas de materiales. Una cifra que, traducida en ladrillos, se aproxima a los 40.000. Y pese a que la compañía es relativamente pequeña, Merlet ya está trabajando en un prototipo de ladrillo hecho de mascarillas trituradas. Una estupenda idea para aminorar el impacto medioambiental que este accesorio produce debido a la pandemia.

La producción de estos coloristas ladrillos resulta sostenible en su totalidad. Porque, aparte de utilizar materiales ecológicos, no se requiere energía extra para fabricarlos, salvo la que necesita una persona para prensar los moldes. Eso sí, por el momento, las piezas no se utilizan con fines estructurales, sino como decoración de interiores. Sin embargo, Clarisse afirma que busca la fórmula que permita usarlas de un modo más amplio en la construcción. ¡Tiempo al tiempo!

 

Compartir en las redes

Compartir en las redes

Visita nuestra tienda de productos eco

Visita nuestra tienda de productos eco

15% descuento

En tu primera compra de Ecolover Market al suscribirte a nuestra newsletter

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas nuestra Política de Privacidad