fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

LOS OCÉANOS NOS REGALAN DIAMANTES… Y LA FIRMA AZLEE LOS CONVIERTE EN ALTA JOYERÍA A TRAVÉS DE UN PROCESO SOSTENIBLE

Océanos y diamantes. Parece mentira que, teniendo en cuenta cómo los maltratamos, nos regalen algo tan bello. Y la firma de alta joyería AZLEE es toda una especialista en encontrar estas codiciadas piedras del un modo sostenible. La extracción se produce en Namibia y Suráfrica, la producción en Los Ángeles. No hay más escalas en la trazabilidad de una propuesta que, ante todo, se ha propuesto minimizar su huella de carbono al máximo.

La diseñadora Baylee Zwart se propuso avanzar en dos direcciones cuando fundó AZLEE. Quería crear hermosas piezas duraderas y ayudar a los océanos del mundo, fuente principal de la salud de nuestro planeta. Por eso, cada temporada, sus ventas apoyan organizaciones relacionadas con su cuidado y defensa. Por el momento, las donaciones se han destinado a The Marine Mammal Center, Surfrider Foundation, Oceana y Sea Legacy. ¿Los objetivos? Hacer realidad un cambio medible a través de la rehabilitación de la vida marina, luchar por una legislación que ayude a proteger los océanos, educar las comunidades locales para que los respeten y aprovechar las redes sociales para fomentar todo ello.

Baylee cuenta a través de la web de AZLEE: “Están formados por la Tierra y comenzaron su viaje hace miles de millones de años. Fluyeron naturalmente desde las montañas a través de los ríos y, finalmente, se asentaron en el lecho marino“. Los diamantes oceánicos más fuertes que han sobrevivido al viaje son descubiertos por buzos locales especializados en su localización. Los encuentran en cavernas y enterrados en el lecho marino frente a las costas de Namibia y Sudáfrica. Después se cortan en Los Ángeles para garantizar que no se mezclen con diamantes extraídos de minas. De este modo, la cadena de suministro es corta y transparente.

En este sentido, Baylee se siente orgullosa: “Es reconfortante para mi trabajar con una fuente de diamantes que es tan rastreable, directa y transparente. Cada diamante viene con un certificado de origen. Estos diamantes tampoco requieren ninguna extracción que pueda ser perjudicial para el medioambiente. La forma en que surgen es de muy bajo impacto. Y después… los diamantes son impresionantes y de primera calidad en color y claridad “.

Producir localmente permite a la firma asegurarse de que los joyeros con los que trabaja brindan a sus equipos unas condiciones de trabajo seguras y saludables y unos salarios justos. Además, sus empresas están certificadas y auditadas por los organismos SRSP (Signet Responsible Sourcing Protocol) y RJC (Responsible Jewellery Council). Por otra parte, el 95% de sus piezas están hechas con metales reciclados. Su uso garantiza que no se requiera más minería. El metal reciclado no es diferente al metal virgen en su composición. ¡Y no es menor en calidad o durabilidad que los metales recién extraídos!

Por último, los diamantes cuerpo a cuerpo y los diamantes grandes de AZLEE se obtienen de forma ética y se adhieren al proceso de Kimberley. Se trata de una certificación internacional que regula el comercio de diamantes en bruto. Por ejemplo, sus normas impiden el comercio de diamantes de zonas en conflicto. Y para terminar… los clientes que desean piezas personalizadas de la firma tienen la opción de elegir diamantes reciclados antiguos o postconsumo para su diseño. Estos son de tan alta calidad como los demás, pero no requieren una nueva extracción. Así es cómo funciona esta propuesta de alta joyería basada en el tándem formado por los océanos y sus diamantes. Para más info no dejéis de visitar su web.