fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30 €

ECOLOVER opina: ¿qué se esconde (realmente) tras las nuevas plataformas de REVENTA de Pretty Little Thing, Shein y Zara?

|

31 octubre 2022

En tan solo tres meses, tres marcas de fast fashion como Pretty Little Thing (PLT), Shein y Zara han lanzado plataformas de reventa en un intento de mostra su apoyo a la economía circular. Sin embargo, ni l@s expert@s en sostenibilidad ni medios como ECOLOVER estamos nada convencid@s de que, tras esta estrategia, haya buena intención. 

La primera sospecha proviene de cómo comunican la reventa a sus clientes. La plataforma Zara Pre-Owned surge (por ahora, solo en Reino Unido a modo de experimento) para que los consumidores tomen «decisiones conscious» y para que Inditex avance hacia un «modelo de negocio más sostenible». Se asegura que no se usará para promocionar nuevos productos y también estarán servirá para ofrecer los servicios de reparación y donación a la Cruz Roja.

reventa

Mientras tanto, PLT espera educar a sus clientes para que tomen «mejores decisiones» y hagan que la reventa sea «más atractiva» a través de su aplicación Marketplace, que ha sido descargada ya más de 200.000 veces desde su lanzamiento en agosto, a pesar de no haber reivindicado la sostenibilidad a través de ella… por el momento.

Y en tercer lugar, Shein afirma no esperar ganancias de la reciente plataforma Shein Exchange, creada para «proporcionar un lugar donde sus clientas se conviertan en participantes activos en la circularidad y encuentren nuevos armarios para sus productos favoritos». Además, se ha puesto en marcha para controlar «el mercado de segunda mano que amenaza con canibalizar la venta de artículos nuevos». Ahí queda eso.

El mercado de reventa ahora tiene un valor estimado de $ 100-120 mil millones , tres veces más que en 2019, según un informe sobre reventa publicado por la plataforma Vestiaire Collective y la empresa Boston Consulting Group (BCG). Pero atención, se espera que el sector crezca un 127% más para 2026, según el último informe sobre reventa de la plataforma Thredup.

reventa

Es obvio que los y las fashion lovers se sienten cada vez más cómod@s con la moda de segunda mano y el estigma en torno a la reventa ha comenzado a convertirse en una aspiración. Por ello, muchas firmas como Balenciaga o Isabel Marant y minoristas como Selffridges y Net-a-Portes han creado plataformas propias e integradas de reventa. ¿Su objetivo? Generar lealtad entre los consumidores preocupados por la sostenibilidad, ofrecer opciones de menor precio para conseguir nuevos clientes y continuar beneficiándose de los productos mucho después de que dejen la tienda.

Parece entonces que la reventa es conveniente para fomentar la sostenibilidad, pero ya hay pruebas de que toda reventa no es buena. El último informe de la plataforma The RealReal ha demostrado que algun@s consumidores la usan como un reemplazo de la moda rápida, comprando y vendiendo piezas de segunda mano a gran velocidad.

Así pues, ¡alerta! Ante tal panorama es necesario hablar bien alto y claro: las empresas de moda no deberían usar la reventa para hacer afirmaciones de sostenibilidad a menos que también estén trabajando activa y realmente en un modelo de decrecimiento, que reduzca su producción y el nuevo consumo.

reventa

Además, y volviendo a las tres marcas de fast fashion citadas al principio, si éstas realmente creyeran en la reventa… mejorarían la calidad de su ropa. De lo contrario, su estrategia es, una vez más, un nuevo caso de greenwashing. «Cuando haces creer a la gente que un producto se puede reciclar o tener una segunda vida a través de plataformas de reventa como éstas… la gente acaba consumiendo aún más el bien primario, porque se ve como una compra sin consecuencias negativas”, ha comentado Maxine Bédat, autora y directora del New Standard Institute a Vogue Business.

Menos mal que la legislación en torno a la moda sostenible está ganando terreno y una serie de investigaciones realizadas por organismos de control internacionales han hecho del greenwashing su preocupación principal. Desde la Consumer Authority (CA) de Noruega criticando el Índice Higg (la herramienta de evaluación de sostenibilidad líder en la industria) a las serias advertencias de la Authority for Consumers and Markets (ACM) holandesas hacia H&M y Decathlon o de la Competition & Markets Authority (CMA) del Reino Unido hacia Boohoo, Asos y Asdapara.

Y a ello hay que sumar la estrategia de la Unión Europe para textiles sostenibles y circulares que propone una serie de medidas para regular la moda de aquí a 2030, abarcando no solo la producción y el consumo, sino también la destrucción de productos. ¿Podría tener que ver el cambio de actitud por parte de instituciones como las citadas con la súbita decisión de apostar por la reventa de Pretty Little Thing, Zara y Shein? Desde luego, casualidad no es. 

 

 

 

Compartir en las redes

Compartir en las redes

Visita nuestra tienda de productos eco

Visita nuestra tienda de productos eco

15% descuento

En tu primera compra de Ecolover Market al suscribirte a nuestra newsletter

Al suscribirte a nuestra newsletter aceptas nuestra Política de Privacidad