fbpx

Envíos gratis si tu eco shopping supera los 30€

FRED PERRY X LOVERBOY, UNA COLABORACIÓN 100% BRITISH QUE DEMUESTRA CÓMO VANGUARDIA Y SOSTENIBILIDAD SON TOTALMENTE COMPATIBLES

Hay sinergias de moda que están destinadas a triunfar. Y una de ellas es el tándem formado por la firma FRED PERRY y el diseñador CHARLES JEFFREY. Su marca, Loverboy, es una de las más influyentes y surge de un panorama British convulso. ¿Será por ello que sus inicios ya se comparan con los del gran Alexander McQueen? Una de las principales razones puede ser el trabajo en equipo que esconde tras su provocadora propuesta de moda. A Jeffrey le apoya un colectivo de outsiders que… también recuerda un poco al fenómeno Soul II Soul de Jazzie B a finales de los años 80. Sin embargo, ahora el activismo se centra en otros aspectos… como la necesaria sostenibilidad.

Una generación más vieja, oculta, ha hecho sus cálculos brutales y nosotros hemos heredado su catástrofe. Mientras ellos persisten, nosotros sufrimos las consecuencias, pagando el precio de este sacrificio en sangre”. Así de rotundas fueron las declaraciones del diseñador escocés a Vogue.es el pasado año durante la pandemia. Por ella, sus planes de expansión se truncaron y su increíble energía tuvo que detenerse para quedarse en modo stand by. Ahora parece que algunos de esos planes aplazados comienzan a ver la luz y, entre ellos, destaca la colaboración con Fred Perry. 

Reivindicar la producción local ha sido, desde siempre, una de las prioridades para este joven creador: “Las marcas deben producir de forma mucho más cercana. Ese es el futuro. Irse allí o allá para ahorrarte 20 céntimos en la producción no tiene sentido. También creo que el sistema tendría que ser más democrático”, comentaba para Vogue.es. Por ello, sus prendas de punto se confeccionan en telares escoceses, en realidad son de la misma hilatura de Glasglow que los que usaba… McQueen. De este modo, Jeffrey apuesta por su tierra natal y honra sus tradiciones. 

A todo ello hay que añadir que Loverboy es ya una empresa experta en reducir su huella de carbono, en aprovechar los deadstocks de tejidos a través del upcycling y en evitar procesos químicos súper tóxicos. No es tan complicado. Se trata de no anteponer el crecimiento económico al bienestar planetario en pro de una moda con conciencia, que se extiende a la ética laboral. Y, obviamente, todo ello también se practica cuando se trata de colaborar con icónicos nombres de fashion system británico.

En el caso de Fred Perry, la cápsula resultante se caracteriza por inspirarse en el “optimismo” punk a través del do it yourself y en el encuentro de la música electrónica con el indie rock durante los 2000. Ahí queda eso. Las sinergias de moda como esta dejan claro cuál es el camino a seguir por firmas consolidadas y emergentes. Su unión mantiene bien alto el nivel creativo mientras se cumple con los estándares sostenibles. Y todos… tan contentos.